KandyLeyton

KandyLeyton en Aventurera.co 20 de Febrero de 2018

Tres DÍAS en hawai

Hawai es uno de esos lugares que probablemente esté en la lista de los sitios que te gustaría visitar antes de morir. Es famoso en todo el mundo por sus hermosas vistas, amigables lugareños, su increíble gastronomía que asociamos a las piñas, el traje típico de las mujeres bailando hula con su sensual movimiento de caderas  y por supuesto la felicidad que se recrea en el ambiente. Recuerdo haber crecido en Bogotá viendo programas de televisión estadounidenses mostrando esta exótica isla y esperando poder tener la oportunidad de visitar la tierra de Aloha algún día. Afortunadamente, este sueño se hizo realidad para mí mientras vivía en San Francisco, California.

Siempre busco grandes ofertas de viaje en la web (¡theflightdeal.com es uno de mis sitios web favoritos en mundo!) Así que cuando encontré vuelos con descuento desde California a Honolulu reservé mi ticket sin pensarlo dos veces. Puede ser muy costoso llegar a Hawái desde fuera de los Estados Unidos, por lo que si desea visitar la isla, le recomiendo que la combine con su viaje a la parte continental de los Estados Unidos. No necesitará visas especiales para ingresar, ya que es un estado en los Estados Unidos, pero si vuela desde Los Ángeles o San Francisco obtendrá las ofertas más baratas. Hawai es más caro que la mayoría de los estados, por lo que va desear ahorrar dinero donde sea posible.

Si toma un vuelo diurno a la isla, se encontrará con hermosas vistas del Océano Pacífico azul turquesa durante la totalidad de su viaje. La mayoría de las personas en su vuelo serán locales que regresen a su hogar o personas que se van de vacaciones. De cualquier manera, es una atmósfera divertida ya que todos están entusiasmados de comenzar su aventura en Hawai.

Cuando llegué a Honolulu, estaba un poco sorprendida por el tamaño de la ciudad. Por alguna razón, no esperaba que fuera una metrópolis tan grande, pero aprendí en el transcurso de mi estancia, que es una de las ciudades más importantes de Oceanía. Muchas personas de toda la región se mudan a Honolulu para trabajar, estudiar y vivir. Samoanos, tonganos, fiyianos y otros se pueden encontrar en las calles de Honolulu. La ciudad es el hogar de aproximadamente 400,000 residentes permanentes y en un día cualquiera, ¡hay más de 220,000 turistas visitando la isla!


Mi contrato de vuelo vino con un alquiler de coche y decidí derrochar un poco y alquilar un Ford Mustang convertible. Si hay algún lugar en la Tierra donde quieras tener un convertible, definitivamente es Hawai. No querrá estar confinado en un automóvil normal con el clima cálido y las vistas de la isla que lo dejarán sin palabras a su alrededor. Si bien no es necesario un automóvil para visitar Honolulu, algunas de las principales atracciones de la isla están fuera de los límites de la ciudad y moverse por el transporte público puede ser una molestia. Si va a alquilar un automóvil, reserve un paquete combinado con su vuelo para ahorrar mucho dinero.

La Playa de Waikiki

Pasé mi primer día en Honolulu explorando la famosa playa de Waikiki. Las calles estaban llenas de tiendas un poco de élite por no decir costosas, automóviles exóticos, surfistas y un montón de turistas caminando por la calle tomando fotos de todo. Hay muchas actividades en las que puedes participar desde Waikiki. Tu puedes tomar un crucero de cena en el océano, hay un espectáculo de fuegos artificiales gratuito todos los viernes por la noche cerca del hotel Hilton. Si disfrutas de la vida nocturna, esta zona tiene muchos clubes y bares que te harán bailar toda la noche. Para mi fortuna disfruté mucho esa noche, especialmente la escena del reggae en vivo de originario de Hawai.

Al día siguiente, manejé hacia el este desde Honolulu hasta el hermoso Diamond Head State Park. El parque es famoso por tener algunas de las mejores vistas de Honolulu, pero tendrá que pagar por estas vistas con sudor. La caminata hasta la cima del cráter del volcán es un poco difícil y hay que subir una estrecha escalera hacia el final. Asegúrate de traer agua embotellada para la escalada porque la humedad hace que sea mucho más difícil de lo que parece. Si logras llegar a la cima, ¡la vista es absolutamente increíble!

Después de la escalada, decidí regresar a Honolulu y explorar algunas de las ciudades históricas. Mi primera parada fue el hermoso Palacio ‘Iolani construido en 1882. Es el único palacio en los Estados Unidos que fue utilizado como residencia oficial por un monarca reinante. Una de mis obras de arte favoritas en la isla fue la estatua del Rey Kamehameha que se alza orgullosamente frente al palacio. Se le atribuye haber unido las islas en un reino poco antes de que fueran conquistadas por los estadounidenses.

Al día siguiente, me levanté temprano para hacer el viaje a Ahuimanu para visitar el hermoso templo Byodo-In en el valle de los templos. Hawai ha sido históricamente un lugar donde muchas personas de Asia continental han venido a establecerse. Una de las poblaciones más grandes de tales personas es la comunidad japonesa. Byodo-In es un templo budista diseñado al estilo de los que se encuentran en Japón. Este lugar tiene un ambiente de otro mundo ya que los sonidos de la ciudad desaparecen una vez que cruzas las tranquilas colinas verdes que rodean el templo. Si estás buscando un lugar para relajarte, entonces realmente disfrutarás de Byodo-In. Creo que me quedé allí más de dos horas disfrutando de la serenidad que inspira, no olvides dejar tus zapatos a la entrada del templo, pueden ser muy estrictos con este tema.


La vista del Nu’uanu Pali

Después de Byodo-In, hice una parada en el mirador Nu’uanu Pali. Este es uno de los sitios históricamente más importantes en Oahu, ya que es donde el rey Kamehameha ganó la batalla final que unió las islas en un solo reino. Cuenta la leyenda que muchas de las tropas perdedoras se vieron obligadas a caminar al borde del precipicio en la derrota. Hoy en día, no es necesario caminar por el acantilado, pero ofrece una vista espectacular de la exuberante Costa de Barlovento. Hawaii está llena de maravillosas vistas, pero esta fue excepcionalmente agradable. Los espacios verdes exuberantes fueron un complemento maravilloso para el cielo azul nublado y el océano turquesa.

Comencé el día temprano porque sabía que iba a terminar mi día en el Centro Cultural Polinesio, cerca de la costa norte. Es un camino bastante largo para llegar allí y el camino es solo un carril en algunos lugares, así que asegúrese de verificar las condiciones del tráfico antes de partir.

Si solo pagas por una atracción en Hawái, te recomiendo encarecidamente que sea esta. Los boletos no son baratos (pagué $ 175 por uno), pero vale la pena el costo. El Centro Cultural Polinesio es un lugar donde puedes ir a aprender sobre las diversas culturas de las Islas Polinesias. El Centro está dividido en áreas que representan las diferentes islas que conforman la Polinesia, los visitantes caminan y aprenden sobre cada cultura. Cada exhibición tiene demostraciones en vivo y es atendido por estudiantes de cada una de las islas respectivas usando su vestimenta tradicional. Fue realmente increíble aprender sobre la rica historia de la región y ver cómo sus religiones, culturas y estructuras familiares se han adaptado al mundo moderno. ¡Pasé al menos tres horas visitando todas las exposiciones y probablemente podría haberme quedado más tiempo, pero era hora de comer!

Lo que verdaderamente hace del Centro Cultural Polinesio un lugar tan maravilloso para visitar es la cena Luau que viene con su boleto. Es increíble cómo se las arreglan para organizar una multitud tan grande sin retrasos ni esperas excesivas, pero te sentarás en un gran comedor y disfrutarás de un espectáculo maravilloso mientras tomas un buffet de excelente comida polinesia. No puedo enfatizar lo suficiente sobre lo buena que es la comida. Había frutas frescas, postres, cerdo en rodajas, barbacoa y muchas otras comidas tradicionales maravillosas. Mientras te sentabas a comer, hubo un espectáculo que mostraba danzas tradicionales y leyendas orales de diferentes culturas polinesias. Incluso invitaron a la participación de la audiencia y subí al escenario para bailar junto a algunas de las chicas hula. Todos fueron muy amables y atentos de que todo mi tiempo allí sea uno de los mejores recuerdos de mi vida. La fiesta duró hasta bien entrada la noche y terminó con la canción de Aloha que siempre está grabada en mis recuerdos.

Cuando llegó el momento de subir al avión al día siguiente, realmente no quería abandonar esa isla mágica. Solo tuve la oportunidad de visitar una pequeña porción de una sola de las islas de Hawai, pero sé que algún día volveré.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • Kakarotto Kakarotto 6 Marzo 2018 15:26

    Excelente me encanto!!